Asociacion Nacional Instrutores Taekwon-do

Vaya al Contenido

Menu Principal

CULTURA MORAL

TEORIA


CULTURA MORAL


Para llegar a ser una persona ejemplar, uno tiene primero que encontrarse a sí mismo y adquirir un carácter moral que sea respetado por los demás.

Confucio dijo: “Para promover el sentido de moralidad uno tiene que actuar con los otros con una lealtad y una sinceridad basadas en la rectitud, y eliminar completamente sus pensamientos viciosos”.

Cada uno de nosotros desea vivir en una sociedad libre y pacífica, por lo que es nuestro deber construir tal sociedad. Por ello, en la enciclopedia se citan palabras de sabiduría de antiguos santos y filósofos con la esperanza que los estudiantes de Taekwon-Do las usen como guía para cultivar su cultura moral.

Además, en Taekwon-Do se insiste mucho sobre la cultura moral ya que no solo promueve un cuerpo sano y una mente profunda, sino también un buen comportamiento deportivo y el perfeccionamiento del comportamiento moral. Cuanto más disciplinada y cultivada es la mente, más disciplinado y cultivado será el uso que el estudiante le de al Taekwon-Do. Es por ello que es muy importante tratar de captar las esencias fundamentales de la cultura moral a pesar de que sean difíciles de comprender.

a) Volver a la naturaleza básica.
Mencius afirma que el hombre es básicamente bueno. Como ejemplo cita el caso de un ladrón que prefiere salvar la vida de un niño y olvida, durante un momento, su intención de robo. Este buen comportamiento se fue perdiendo por la avidez por el dinero y el poder.


b) Ser virtuoso.
Si bien es difícil definirlo, cinco cualidades humanas fueron consideradas virtudes desde tiempos remotos: humanidad, rectitud, cortesía, sabiduría y confianza. Para ser virtuoso hay que practicar constantemente estas virtudes.

Humanidad.
Humanidad es la habilidad de experimentar tristeza por las desgracias de los demás y de amar a todos por igual como los padres aman a sus hijos.
Confusio definió a la humanidad como:
a) Amar a la gente, especialmente a sus padres.
b) No pedir a los demás que hagan lo que tu no harías.
c) Comportarse automáticamente según la naturaleza promoviendo el sentido moral.
d) Tener el deseo inquebrantable de realizar lo que es correcto, sin tomar en cuenta lo insignificante que el resultado pueda parecer comparado con el esfuerzo requerido.
e) Valorar más el honor de los otros que el propio.
f) Priorizar la libertad de los otros más que la propia.
Para implementar la humanidad hay que: ser muy prudente, modesto y discreto en la vida cotidiana, dedicarse a su trabajo sea grande o pequeño y dar muestras de sinceridad total hacia los otros, en todo momento.
Tae Kong Mang: “El cielo provee cuatro estaciones mientras la tierra tiene el poder de producir todas las cosas vivientes. Este privilegio no está reservado para una persona en particular sino para todos los seres humanos”. Por eso, la humanidad reside en la idea de compartir los frutos de la naturaleza con los otros.

Rectitud.
Rectitud es la capacidad de experimentar vergüenza por actos injustos y de realizar el deber para con los otros.
Mencius dijo: “Para una persona ordinaria, la vida y la muerte son las cosas más importantes en la vida. Sin embargo, para la persona virtuosa, vivir o morir con rectitud es mucho más importante que la vida o la muerte en sí mismas”.

Cortesía.
A diferencia de los animales que luchan para comer, el hombre cortés ofrece a otro hombre un pedazo de pan aunque ambos se mueran de hambre, demostrando así respeto y decencia.
Confusio dijo: “Debe practicar la convivencia para el buen desarrollo de la personalidad, y a quien le falte sinceridad en sus palabras no será considerado un caballero”.

Sabiduría.
Sabiduría es la capacidad para diferenciar el bien del mal, no en relación al bien y al mal que se aplique a los otros, sino con el que se refiere a uno mismo.
“No importa que tan pequeño sea, no deben hacer lo que saben que es malo. Por otro lado, deben hacer lo que es correcto por pequeño que parezca”.

Confianza.
Es la capacidad de una persona de cumplir siempre con sus palabras y sus promesas. Sin confianza una persona pierde todos los principios y dignidades. Se vuelve un mentiroso.

¿CÓMO PUEDE UN HOMBRE ENCONTRARSE A SÍ MISMO?

Primero, preservando la bondad que recibió de Dios o del cielo al nacer (virtudes), y segundo, renunciando a la codicia por las cosas materiales. Un hombre puede ocupar dos tipos de posiciones: una está dada por las cinco virtudes antes explicadas, y la otra, esta dada por el hombre y lo que consigue en este mundo. Lamentablemente el hombre se aferra demasiado a las cosas de este mundo, en vez de conservar un equilibrio correcto entre esas dos posiciones para que las virtudes de la primera posición sirvan de guía para utilizar correctamente su segunda posición.
En resumen, podemos gozar de una libertad de acción mayor preservando nuestra naturaleza básica y haciéndonos impermeables al poder del dinero y del sexo. Aunque parezca difícil, con una fuerte voluntad y una firme determinación puede ser conseguido por cualquiera que se lo proponga.
“Cuando hay voluntad, hay un camino” (antiguo proverbio).
Esta cultura moral está íntimamente ligada al Taekwon-Do. Sin esto, un instructor sería responsable por enseñar una fuerza devastadora a personas inadecuadas.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal